Mo Farah investigado de cara a Río 2016

Las acusaciones de dopaje sobre Salazar han provocado que el doble campeón olímpico esté relacionado con la sospecha. Gran Bretaña quiere aclarar la verdad.

Mo Farah rompió todas las apuestas en los pasados Juegos Olímpicos de Londres, el atleta británico de origen somalí se hizo con la medalla de oro en los 5000 y en los 10.000 metros masculinos, y aunque muchos pensaban que podría conseguir una medalla, pocos eran los que veían a Farah doble campeón.

Su entrenador, el enigmático Alberto Salazar, fue visto como uno de los verdaderos artífices del éxito, pero ahora sus atletas caminan cerca de las sospecha.

Los Juegos Olímpicos de Río 2016 se acercan y ningún comité quiere verse inmerso en temas relacionados con el dopaje. Río 2016 deben ser unos juegos limpios y no se desea que algunas de las estrellas que deberán llenar los estadios del acontecimiento naveguen cerca de la sospecha.

Hace pocas fechas la BBC emitió un polémico reportaje en el que varios de los atletas entrenados por el famoso preparados norteamericano Alberto Salazar salían muy mal parados. En el documental no se habla de la gran estrella Mo Farah, firme candidato a revalidar sus títulos en Río 2016, pero aunque no se le nombrara muchos pensaron en él.

Ahora la agencia británica antidopaje ha abierto una investigación para conocer de primera mano los métodos de Salazar y comprobar de primera mano si el fondista ha cometido alguna irregularidad. De encontrarse cualquier acto ilícito, Mo Farah tendría difícil volver a competir bajo bandera británica, por lo que automáticamente se perdería la gran cita de Río 2016.

De momento su historial delictivo está limpio, y el propio Mo Farah ha admitido que si se demuestran las acusaciones sobre Salazar dejará de trabajar con él. Los próximos meses serán clave para una de las grandes estrellas de los Juegos Olímpicos de Río 2016.